El Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura celebrado el pasado día 30 de enero ha aprobado un decreto por el que se amplía el perímetro de la zona regable de Tierra de Barros, al tiempo que se aprueba el Plan General de Transformación en Regadío de 15.000 hectáreas y se declara de interés para la Comunidad Autónoma dicha transformación.

El Plan General de Transformación, contempla la puesta en regadío de esas 15.000 hectáreas en la comarca de Tierra de Barros, utilizando recursos disponibles en los embalses de Alange y Villalba de los Barros para riego de apoyo de cultivos leñosos, vid y olivo.

La viabilidad técnica, social, económica y ambiental, con la participación de la Administración, ha quedado acreditada en los trabajos previos.

La Junta de Extremadura considera que esta transformación en regadío permitirá elevar el grado de desarrollo de los municipios afectados, mejorando el nivel de empleo tanto de carácter rural como en las industrias y servicios asociados, contribuyendo, de este modo, al mantenimiento y fijación de la población en el medio rural.

Por lo que respecta la declaración “de interés para la Comunidad Autónoma”, este reconocimiento posibilita la participación de la Administración en las actuaciones que hayan de desarrollarse para completar la transformación en regadío de la zona y en la financiación de las mismas.

El proyecto de regadíos afecta a las localidades de Aceuchal, Alange, Almendralejo, Fuente del Maestre, Mérida, Ribera del Fresno, Solana de Barros, Torremejía, Villafranca de los Barros, Villagonzalo, Villalba de los Barros y La Zarza.

La Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio ha calculado el coste de la puesta en regadío de las 15.000 hectáreas en 197 millones de euros, que incluye el proyecto, la licitación y dirección de las obras, las expropiaciones y la construcción de la infraestructura necesaria.

Las principales obras a realizar en esta zona regable son la toma de agua y las estaciones de bombeo desde los pantanos de Alange y Villalba de los Barros, así como las conducciones y redes de distribución de agua, las balsas, hidrantes, contadores y válvulas en las parcelas, las subestaciones y las líneas eléctricas.

También se incluye la adopción de medidas correctoras de impacto ambiental, gestión de residuos y de seguridad y salud laboral.

Fuente: Junta de Extremadura

Imagen: Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unportde