El Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura, celebrado el pasado día 13 de junio, ha aprobado la modificación del decreto 105/2016, de 19 de julio, por el que se establecen las bases reguladoras de las ayudas para la puesta en marcha de un Programa para la mejora competitiva de la pyme extremeña.

Con la finalidad de llegar a un mayor número de empresas de la región, se considera oportuno realizar una serie de modificaciones puntuales que servirán para la mejor gestión y ejecución de este programa de ayudas.

De esta manera, se introducen una serie de modificaciones al decreto 105/2016, de 19 de julio, adaptando brevemente la tipología de las ayudas a la demanda de las empresas de la región y siempre con el objetivo de que las ayudas económicas sirvan para hacer más competitivo el tejido empresarial de Extremadura.

Entre otros cambios, se facilita que nuevos sectores industriales puedan acceder a las ayudas como la producción y primera transformación de metales, la industria química, la recuperación de productos y la investigación científica y técnica.

Además, se introduce como subvencionable la adquisición de herramientas informáticas para la gestión integral de la empresa sin necesidad de contratar una consultoría.

Los proyectos a subvencionar buscarán la mejora competitiva de la pyme, bien a través de la optimización de la gestión, bien a través del desarrollo de  acciones de diseño del producto, que permitan a las empresas alcanzar con fiabilidad una ventaja competitiva en el menor tiempo posible, resolviendo problemas funcionales, logísticos o de transporte y permitiendo el acceso de la Pyme a nuevos mercados.

Por otra parte, la cuantía que está previsto destinar a la convocatoria de  2017 será de 2 millones de euros, una cifra que supone un incremento del 300 por ciento con respecto a la del pasado año. Con carácter general se subvencionará el 80 por ciento del coste subvencionable con un límite máximo de 15.000 euros por acción.

Encargo de un estudio sobre posibilidades de regadíos y de crear un banco de tierras

Por otro lado, también el Consejo de Gobierno, en dicha sesión, ha autorizado el encargo, a la empresa TRAGSATEC, de un estudio sobre la situación de los regadíos en Extremadura y la posibilidad de constituir un banco de tierras para iniciativas empresariales agrarias en las zonas regables.

El presupuesto de estos trabajos es de 265.317,52 euros, cofinanciado en un 75% por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER).

Con este estudio se pretende tener una visión más amplia sobre la realidad y la situación de los regadíos. La información que aporte permitirá seguir planificando la política de regadíos de la Junta de Extremadura.

Los trabajos consistirán en un inventario de las tierras de regadío, consolidando así la información sobre zonas regables, la determinación de la zona regada y el desarrollo de un banco de tierras para fomentar las iniciativas empresariales.

El estudio está dirigido principalmente a los agricultores de las tierras de regadío de la región, en total 24 zonas regables y 6 regadíos privados.

 

Fuente: Junta de Extremadura

Imagen: Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unportde