La Encuesta mundial CIGI-Ipsos sobre Seguridad y Confianza en Internet de 2017 muestra que casi la mitad de los cerca de 25.000 usuarios de 24 países entrevistados no confía en Internet y esto está afectando a la forma de utilizar esta herramienta.

Las principales fuentes de preocupación entre ese porcentaje de encuestados son los cibercriminales, señalados por el 82% de ellos, las empresas de Internet, mencionadas por el 74%, y los gobiernos, en el 65% de las respuestas.

Tal y como destaca la institución colaboradora en el estudio UNCTAD a través de una nota de prensa, la caída en la seguridad está lastrando el desarrollo de la economía digital y coincide en el tiempo con la proliferación de casos de robo de datos y de piratería informativa en las elecciones de varios países occidentales.

Los internautas están cada vez más preocupados por los temas relacionados con la privacidad. El director del programa Seguridad Global y Política del CIGI, Fen Osler Hamspon, comentó al respecto que “el alma de Internet es la confianza y cuando esta está dañada, las consecuencias para la economía digital son casi irreparables”.

“Los resultados de esta encuesta mundial ofrecen una idea clara de por qué los políticos deben preocuparse y por qué existe un fuerte vínculo entre la confianza de los usuarios y la salud del comercio electrónico”, señaló.

Es más probable que las carencias mencionadas mantengan a las personas fuera de las plataformas de comercio electrónico en las regiones de Oriente Medio, África y América Latina. Esto sugiere que las ganancias potenciales de este tipo de intercambios no se distribuyen, ni lo harán a corto plazo, de forma uniforme por todo el mundo.

En este sentido, el estudio también reveló grandes diferencias de comportamiento cuando se analiza como los usuarios están adquiriendo bienes en línea. Así por ejemplo, más del 86% de los encuestados en China, la India e Indonesia espera hacer pagos a través de su teléfono durante el próximo año, mientras que ese porcentaje no llega al 30% en economías más desarrolladas como Francia, Alemania o Japón.

Por otro lado, la ubicación sigue siendo un factor muy importante para explicar las decisiones de compra, puesto que el 55% de todos los encuestados indicaron que prefieren comprar bienes y servicios hechos en su propio país.

Todos estos datos confirman además la importancia de contar con una adecuada protección de los consumidores y de sus datos, campos en los que de acuerdo con la directora de Tecnología y Logística de la UNCTAD, Shamina N. Sirimann, “muchos países en desarrollo están rezagados. Por lo tanto, se necesita urgentemente desarrollarlos más”.

“Los hallazgos de la encuesta de este año subrayan la importancia de tomar medidas ya para construir y fortalecer esa confianza al atender las preocupaciones de los usuarios y facilitar tecnologías como el cifrado para asegurar las comunicación”, resaltó la vicepresidente de Política Global para la Sociedad de Internet, Sally Wenworth.

Fuente: www.el-exportador.es (revista digital de ICEX España Exportación e Inversiones)

Imagen: Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unportde