La economía española mantuvo en el año 2016 un crecimiento medio del 3,2%, igual tasa que un año antes, y casi el doble que la media de la zona euro, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se encadenan así tres años consecutivos de crecimiento económico, a un paso de recuperar el nivel de renta perdido con la crisis.

La composición del crecimiento es más equilibrada ya que se modera la contribución de la demanda interna, mientras que la demanda externa aporta medio punto al crecimiento del PIB, después de dos años en negativo. El crecimiento del empleo se mantiene por segundo año en tasas cercanas al 3% (2,9% de media en 2016), lo que se traduce en la creación de 481.668 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo.

Los datos de la Contabilidad Nacional para el cierre de 2016 muestran que la economía española mantiene un fuerte ritmo de crecimiento, por encima del 3% en los dos últimos años. Son tres ejercicios seguidos de tasas positivas, después de cinco años de recesión, que mantienen a España con un crecimiento que casi duplica al del conjunto de la zona euro (1,7%). Es también un modelo de crecimiento más equilibrado, ya que la demanda externa neta aporta medio punto en 2016, después de dos años en negativo. Se confirma que la economía española cerró el pasado ejercicio con superávit por cuenta corriente por cuarto año consecutivo, hasta alcanzar el 2% del PIB, un récord de la serie histórica.

La demanda interna aporta 2,8 puntos al crecimiento, aunque con un inferior ritmo de avance debido al menor impulso de la inversión y el consumo público. La inversión no obstante crece a un ritmo medio anual (3,1%), muy en paralelo al del conjunto de la actividad económica. Destaca al respecto el fuerte empuje de la inversión en bienes de equipo (5%) y, en menor medida (1,9%), de la construcción. El consumo privado por su parte registra un notable dinamismo y se acelera cuatro décimas, hasta crecer el 3,2% en media anual, la misma tasa que la del conjunto de la economía. La favorable evolución del consumo es reflejo de la confianza en la economía española y de la creación de empleo.

El empleo aumenta el 2,9% de media anual, una décima menos que el año anterior, lo que supone la creación de casi medio millón de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo. Prácticamente todo el crecimiento económico se traslada al empleo, como ha sucedido en especial en los dos últimos ejercicios. De mantenerse este ritmo, se alcanzará con holgura el objetivo de recuperar la cifra total de 20 millones de empleos al final de la Legislatura. La creación de empleo evoluciona prácticamente en paralelo a la remuneración de total de asalariados (3,2% en el conjunto del ejercicio). Es compatible, además, con ganancias de poder adquisitivo en la remuneración por asalariado real (+0,2%), ya que en 2016 la inflación media anual fue negativa (-0,2%).

En el cuarto trimestre de 2016, la economía española mantuvo en el 0,7% la tasa de crecimiento intertrimestral frente al 0,4% del conjunto de la zona euro. Es la misma tasa que la registrada en el tercer trimestre del pasado año, lo que indica que la economía española no perdió pulso en los meses finales del ejercicio que acaba de concluir.

En tasa interanual, el cuarto trimestre registró una variación del 3%, frente al 3,2% del trimestre anterior. Se inicia así 2017 con una velocidad de crucero todavía elevada, lo que acerca el objetivo de recuperar cuanto antes el nivel de renta que se perdió con la crisis. El empleo aumentó por su parte el 2,7% en el cuarto trimestre respecto del mismo periodo del año anterior y se crearon 463.000 puestos de trabajo en los últimos doce meses.

Principales resultados

– La economía española registra un crecimiento trimestral del 0,7% en el cuarto trimestre de 2016. Esta tasa coincide con la estimada para el tercer trimestre del ejercicio.

– El crecimiento respecto al mismo trimestre del año anterior se sitúa en el 3,0%, frente al 3,2% del trimestre precedente.

– Estas tasas coinciden con las publicadas en la Estimación avance del PIB trimestral del pasado día 30 de enero.

– Como resultado de la agregación de las estimaciones correspondientes a los cuatro trimestres del año 2016, el PIB a precios corrientes se sitúa en 1.113.851 millones de euros, lo que supone una variación en términos nominales del 3,6% y, en términos de volumen del 3,2% respecto al año 2015.

– La contribución de la demanda nacional al crecimiento anual del PIB registrada en el cuarto trimestre de 2016 es de 2,2 puntos, tres décimas inferior a la del tercer trimestre (2,5 puntos). La demanda exterior presenta una aportación de 0,8 puntos, una décima superior a la del trimestre pasado (0,7 puntos).

– El empleo de la economía, en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, registra una variación trimestral del 0,4%, cuatro décimas inferior a la registrada en el trimestre anterior.

– En términos anuales, el empleo aumenta a un ritmo del 2,7%, tasa dos décimas inferior a la del tercer trimestre, lo que supone un incremento de aproximadamente 463 mil puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo en un año. Este comportamiento junto con la variación experimentada por la jornada media asociada, dan como resultado una desaceleración de seis décimas en la tasa anual de las horas efectivamente trabajadas (que se modera del 2,1% al 1,5%).

– La variación anual del coste laboral unitario se sitúa este trimestre en el –0,2%, ocho décimas por debajo del deflactor implícito del PIB (0,6%).

Demanda nacional

Los dos principales componentes de la demanda nacional, gasto en consumo final e inversión en capital fijo, presentan una variación anual menor que la registrada en el tercer trimestre de 2016. En ambos casos la tasa registrada es del 2,2% mientras que la del trimestre precedente fue del 2,4% y 2,6%, respectivamente.

El gasto en consumo final de los hogares experimenta un crecimiento anual del 3,0%, tasa similar a la registrada en el tercer trimestre, como consecuencia del comportamiento conjunto de los distintos tipos de bienes y servicios que lo integran.

El gasto en consumo final de las Administraciones Públicas presenta una variación anual del 0,0%, ocho décimas inferior a la del trimestre precedente.

La formación bruta de capital fijo registra un crecimiento del 2,2%, lo que supone un descenso de cuatro décimas respecto al trimestre anterior. Atendiendo a los distintos tipos de activos, los materiales presentan una tasa del 2,2%, cinco décimas inferior a la del trimestre precedente. Por su parte, la inversión en productos de la propiedad intelectual crece un 2,4%, lo que supone cuatro décimas más que en el tercer trimestre.

La inversión en Construcción aumenta en tres décimas su tasa anual del 1,6% al 1,9% como consecuencia del comportamiento agregado de la inversión en vivienda y de la inversión en ingeniería civil y otras construcciones.

La inversión en bienes de equipo presenta un crecimiento del 2,7% en el cuarto trimestre, frente al 4,3% del trimestre anterior, en sintonía con la evolución conjunta de los indicadores de producción y cifra de negocios industrial y de comercio exterior de este tipo de bienes. La evolución conjunta de este grupo de activos junto a los activos cultivados ha resultado del 2,6%.

Demanda exterior

La contribución de la demanda exterior neta de la economía española al crecimiento anual del PIB trimestral es de 0,8 puntos, una décima superior a la registrada en el trimestre precedente, como consecuencia de un mayor incremento respecto al trimestre anterior de la tasa de crecimiento anual de las exportaciones frente a la de las importaciones.

Las exportaciones de bienes y servicios aceleran su ritmo de crecimiento, del 2,9% al 4,4%. En el caso de los bienes, se observa un incremento de dos puntos en la tasa de variación (del 1,0% al 3,0%). Las exportaciones de servicios no turísticos experimentan un crecimiento del 6,8%, lo que supone tres décimas más que en el trimestre anterior. Por último, el gasto de no residentes en el territorio económico acelera en 1,0 puntos su crecimiento este trimestre, pasando del 8,3% al 9,3%.

Finalmente, las importaciones de bienes y servicios aumentan 1,3 puntos su crecimiento, del 1,0% al 2,3%. Analizando todos sus componentes, las importaciones de bienes presentan un aumento en su tasa de variación anual de 1,9 puntos respecto al trimestre anterior (del –1,5% al 0,4%). Por su lado, las importaciones de servicios no turísticos registran una tasa del 6,5%, lo que supone 4,7 puntos menos que en el trimestre precedente. Por último, el gasto de residentes en el resto del mundo aumenta en 5,8 puntos su crecimiento, del 17,0% al 22,8%.

Fuente e imagen: Ministerio de Economía, Industria y Competitividad e INE