El Consejo de Ministros celebrado el pasado día 14 de octubre ha autorizado la firma de los Acuerdos Económico y Comercial Global, y de Asociación Estratégica entre Canadá y la Unión Europea y sus Estados miembros.

ACUERDO ECONÓMICO Y COMERCIAL GLOBAL

En 2009 se iniciaron las negociaciones de este Acuerdo, que es un acuerdo comercial preferencial que incluye compromisos de liberalización en el comercio de bienes y servicios, además de capítulos sobre inversiones o compras públicas Junto al mismo, el otro pilar sobre el que se pretende fundamentar la relación UE-Canadá es el Acuerdo de Asociación Estratégica cuyas negociaciones fueron paralelas a las del primero. Desde el principio, se ha mantenido la preferencia de que la firma de ambos Acuerdos tenga lugar al mismo tiempo.

Más allá del fortalecimiento de las relaciones UE-Canadá que se deriva del nuevo Acuerdo Económico y Comercial Global, el objetivo del mismo es incrementar el comercio bilateral y los flujos de inversión entre ambas zonas para, de esta manera, contribuir al crecimiento económico y la generación de empleo. Las dos partes destacan la importancia de actuar en un marco basado en reglas claras y transparentes para alcanzar objetivos en áreas como la salud pública, la seguridad, la protección del medio ambiente y de la moral pública y la promoción y protección de la diversidad cultural.

El Acuerdo ofrecerá a las empresas de la Unión Europea más y mejores oportunidades en Canadá y contribuirá al empleo en Europa. Eliminará, además, los derechos de aduanas y las restricciones de acceso a los contratos públicos, abrirá el mercado de servicios, ofrecerá condiciones previsibles a los inversores y contribuirá a evitar la reproducción ilegal de las innovaciones y los productos tradicionales de la Unión Europea. También se respetarán plenamente las normas europeas sobre seguridad alimentaria y los derechos del trabajador.

Cabe señalar que, en el caso de España, las exportaciones a Canadá han aumentado de manera casi constante a lo largo de los diez últimos años, con un incremento en el período 2005-2015 de en torno a un 94 por 100, en tanto que las importaciones desde Canadá se han mantenido estables.

Supresión de aranceles

El nuevo Acuerdo contempla la supresión de aranceles en la práctica totalidad de las mercancías intercambiadas entre la Unión Europea y Canadá. Esto beneficiará particularmente a las exportaciones españolas en el sector de los alimentos procesados, vinos y licores. También cabe esperar que el sector del automóvil en España, con un gran potencial exportador, se beneficie de las nuevas reglas de origen pactadas. A ello hay que añadir que el Acuerdo permitirá un mejor acceso a las compras públicas y licitaciones a todos los niveles de gobierno en Canadá (federal, provincial, municipal y empresas públicas) en buena parte de los distintos sectores, abriendo nuevas oportunidades de negocio a empresas españolas, especialmente de la construcción o de gestión de infraestructuras.

En lo que respecta al comercio de servicios e inversiones, el Acuerdo cubre sectores potencialmente interesantes para España, como la banca, la auditoría o los seguros. Por otra parte, se introducen mejoras en la movilidad de personal desplazado, como puede ser el caso de personal altamente cualificado o de proveedores de servicios, además de establecer un marco para el reconocimiento de las cualificaciones profesionales.

El Acuerdo sienta las bases de un marco más seguro para los agentes económicos. A este respecto, el Acuerdo incluye mejoras en el terreno de las indicaciones geográficas y de la propiedad intelectual, como puede ser el caso de las patentes de productos farmacéuticos en Canadá.

No menos importante, el Acuerdo respetará plenamente las normas europeas en ámbitos como la seguridad alimentaria y los derechos del trabajador. También incluye todas las garantías necesarias para que el beneficio económico no vaya en detrimento de la democracia, el medio ambiente o la salud y seguridad de los consumidores.

Este Acuerdo, al igual que el de Asociación Estratégica, será firmado, en primer lugar, por los Estados miembros de la Unión y, posteriormente, el 27 de octubre, lo harán la propia Unión Europea y Canadá durante la Cumbre que celebrarán en esa fecha.

ACUERDO DE ASOCIACIÓN ESTRATÉGICA

En cuanto al Acuerdo de Asociación Estratégica, es fruto de una prolongada amistad entre ambas partes merced a sus extensos lazos históricos, culturales, políticos y económicos que data formalmente de 1976, año en el que las Comunidades Europeas firmaron un Acuerdo marco con Canadá, primer acuerdo que se firmaba con un país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

El Acuerdo persigue estrechar los lazos políticos y la cooperación en política exterior y asuntos de seguridad, situando las relaciones en un plano de asociación estratégica, así como ampliar la cooperación en numerosos ámbitos, más allá del comercio y la economía cuya regulación se detalla en el Acuerdo Económico y Comercial Global. Contribuye notablemente a mejorar la asociación, basada en valores compartidos por la Unión Europea y Canadá, como son el respeto de los principios democráticos y los derechos humanos, las libertades fundamentales, el Estado de Derecho, la paz y la seguridad internacionales. Se estima que el Acuerdo, junto con el Económico y Comercial, traerá beneficios y oportunidades tangibles para los ciudadanos de la Unión y de Canadá.

Derechos humanos y libertades fundamentales

El texto del Acuerdo recoge un Título sobre los derechos humanos, libertades fundamentales, democracia y Estado de Derecho, y destaca como valores compartidos la defensa y fomento de los principios democráticos, los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Otra parte del texto versa sobre la paz y seguridad internacionales y el multilateralismo eficaz, y la cooperación en la lucha contra el terrorismo, para el fomento de la paz y la estabilidad internacionales y en los foros y las organizaciones internacionales, regionales y multilaterales.

En cuanto al desarrollo económico y sostenible, se hace hincapié sobre el diálogo y liderazgo mundial en asuntos económicos, el fomento del libre comercio y la inversión, la cooperación en materia fiscal y el desarrollo sostenible. Además, se alude al bienestar de los ciudadanos, a la cooperación en los ámbitos del conocimiento, la investigación, la innovación y la tecnología de la comunicación, al fomento de la diversidad de expresiones culturales y a los contactos en materia educativa y entre los jóvenes y los ciudadanos en general.

Un nuevo capítulo se refiere al apartado de justicia, libertad y seguridad, donde se abordan el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, la ciberdelincuencia y la migración, asilo y gestión de las fronteras.

Fuente e imagen: Gobierno de España