El consejero de Economía e Infraestructuras de la Junta de Extremadura, José Luis Navarro, ha defendido la necesidad de que las empresas extremeñas incrementen su tamaño para ser ‘más competitivas’ y afrontar con éxito los retos de la internacionalización y la innovación.

En este sentido, ha indicado que el escaso tamaño del tejido empresarial de la región, más del 97% tiene de cero a 10 trabajadores, limita la producción, la capacidad de innovar y de exportar sus productos o servicios.

Según ha aseverado, “esta situación es conocida por todos pero seguimos teniendo empresas de poco tamaño, que, por tanto, tienen mayores dificultades para crecer. De ahí que la administración preste su apoyo y les facilitemos que puedan ganar dimensión y ser más competitivas”.

El titular de Economía e Infraestructuras ha realizado estas declaraciones durante su intervención en la jornada informativa que ha tenido lugar el pasado día 14 de septiembre en Mérida en la que se han presentado a los empresarios extremeños las nuevas medidas que pone en marcha la Junta de Extremadura con el fin de mejorar la competitividad empresarial y la cooperación entre empresas.

En el primer caso, el Programa para la Mejora Competitiva de la pyme extremeña pretende apoyar la mejora de la gestión, la simplificación de las operaciones, la reducción de los tiempos de respuesta o la mejora de las cadenas de distribución.

Asimismo, se contempla una línea de ayudas al diseño del producto, rediseños o adaptaciones de productos ya existentes, envases y embalajes nuevos y novedosos. O la implantación y certificación de sistemas de gestión, en ámbitos como el medioambiental, la seguridad alimentaria y la excelencia empresarial.

Las ayudas están dirigidas, según ha explicado el consejero y como recoge el Decreto 105/2016, de 19 de julio (D.O.E. de 25 de julio de 2016), a sectores económicos relevantes para la economía extremeña, como son la industria manufacturera, el comercio al por mayor y el transporte y almacenamiento.

El segundo programa se dirige al fomento de la cooperación entre empresas para que puedan acceder a nuevos mercados, acudir a proyectos de mayor dimensión, diversificar su oferta, atender a clientes más exigentes, mejorar su nivel de conocimiento e innovación, establecer nuevas alianzas para reducir costes, acceder a proyectos de I+D+i o compartir espacios y personal cualificado.

El fin último, ha afirmado José Luis Navarro, es la competitividad porque “el tamaño empresarial en Extremadura importa y, en ocasiones, es determinante para la supervivencia de nuestras pymes”.

Enlace: Decreto 105/2016 de 19 de julio (D.O.E. de 25 de julio de 2106): 16040119

Fuente e imagen: Junta de Extremadura