El Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura, en su reunión del pasado día 21 de marzo, ha aprobado un decreto por el que se establecen las bases reguladoras de las ayudas destinadas a financiar proyectos de investigación industrial y desarrollo experimental en empresas cuya actividad económica radica en la Comunidad Autónoma de Extremadura.

Este decreto, que deroga la normativa anterior sobre esta materia, distingue dos modalidades de ayudas: una para proyectos de I+D realizados por una empresa y otra para proyectos de I+D realizados por una agrupación de empresas con la subcontratación de, al menos, un centro público o privado de I+D.

Estas ayudas, en régimen de concurrencia competitiva, nacen con una clara vocación innovadora y ponen a disposición de las empresas y agrupaciones de empresas un instrumento ágil y eficaz que facilite la realización de actividades de I+D y la incorporación de personal cualificado, incrementando la competitividad de las mismas.

La incorporación de estas mejoras en las empresas extremeñas revitalizará la economía regional y la creación de un empleo cualificado.

De acuerdo con el decreto, se entiende por investigación industrial la investigación planificada o los estudios críticos encaminados a adquirir nuevos conocimientos y aptitudes que puedan ser útiles para desarrollar nuevos productos, procesos o servicios, o permitan mejorar considerablemente los ya existentes.

Por otra parte, el desarrollo experimental podrá comprender la creación de prototipos, la demostración, la elaboración de proyectos piloto, el ensayo y la validación de productos nuevos o mejorados en entornos representativos de condiciones reales de funcionamiento, siempre que el objetivo principal sea aportar nuevas técnicas a productos, procesos o servicios que no estén sustancialmente asentados.

Fuente: Junta de Extremadura

Imagen: Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unportde