El programa de desarrollo rural (PDR) de Extremadura fue adoptado oficialmente por la Comisión Europea el 18 de noviembre de 2015, y en él se presentan las prioridades de Extremadura en lo que respecta a la utilización de los 1 188 millones EUR de fondos públicos que están disponibles para el septenio 2014-2020 (aproximadamente 890,9 millones EUR con cargo al presupuesto de la UE y 296,9 millones EUR de cofinanciación nacional).

El principal objetivo del PDR es potenciar la viabilidad de la agricultura y la silvicultura, y, por lo tanto, esta Comunidad Autónoma apoyará la inversión destinada a modernizar y reestructurar el 31,5 % de las explotaciones agrícolas extremeñas. Además, 1 960 jóvenes agricultores recibirán una ayuda inicial para poner en marcha sus empresas. Alrededor del 9 % de explotaciones obtendrán financiación para participar en regímenes de calidad, mercados locales y cadenas de distribución cortas. Se ofertarán casi 7 000 plazas en cursos de formación y se concederá ayuda a 68 proyectos de cooperación.

El PDR también fomentará la conservación y la protección del medio ambiente, lo que incluye la utilización más eficiente de los recursos y la contribución a la mitigación del cambio climático y la adaptación al mismo. Casi el 16 % de las las superficies de regadío recibirán ayudas para mejorar la eficiencia hídrica; el 4,7 % de la superficie agrícola estará cubierta por un contrato de gestión para prevenir la erosión de los suelos y la desertización y un 20,8 % para proteger la biodiversidad. En el marco de LEADER, los grupos de acción local desarrollarán iniciativas locales que afectarán a casi el 70 % de la población rural y crearán 1 120 nuevos puestos de trabajo. Además, el 70 % de la población de las zonas rurales se beneficiará de mejores servicios básicos e infraestructuras. La ayuda al desarrollo rural, que constituye el segundo pilar de la política agrícola común, proporciona a los Estados miembros una dotación financiera de la UE cuya gestión se realiza, a escala nacional o regional, al amparo de programas plurianuales cofinanciados. En total, están previstos 118 programas en los 28 Estados miembros.

El nuevo Reglamento de desarrollo rural para el periodo 2014-2020 aborda seis prioridades económicas, medioambientales y sociales, y los programas fijan claramente los objetivos que se desea alcanzar. Además, con el fin de coordinar mejor las actuaciones y maximizar las sinergias con los demás Fondos Estructurales y de Inversión Europeos (Fondos ESI), se ha celebrado con cada Estado miembro un Acuerdo de asociación que plasma su estrategia global de inversión estructural financiada por la UE.

El presente documento expone de forma sucinta de qué manera el PDR aborda los desafíos y oportunidades a los que se enfrenta Extremadura. En el anexo, figura un cuadro donde se indican las prioridades y ámbitos de interés, con sus correspondientes objetivos específicos y los presupuestos asignados.

1.- Situación y desafíos clave

En España, el desarrollo rural se ejecuta a través de dieciocho PDR diferentes (uno a escala nacional y diecisiete, a escala autonómica). No obstante, los elementos comunes a los programas se presentan en un marco nacional. Además, la red rural nacional proporciona la financiación para la conexión en red de los agentes del desarrollo rural en España. En términos presupuestarios, el PDR de Extremadura es el cuarto mayor programa español, ya que representa el 10,7 % del total del FEADER para España.

Extremadura se encuentra situada en el sudoeste de España. Es una de las regiones más grandes de España (41 635 km², el 8,2 % de la superficie total de España) y, al mismo tiempo, una de las menos pobladas (1 083 065 habitantes). Extremadura es la única región de España incluida en la categoría de «menos desarrollada». Un tercio de su población está desempleada y clasificada como pobre. Entre los jóvenes (15-24 años de edad) la tasa de desempleo alcanza el 60 % (cifras de 2011 y 2012).

El 47,7 % de la superficie total del territorio se considera rural: las tierras de cultivo ocupan un 55,4 %, los pastos, un 15,7 % y los bosques, un 7,4 %. La agricultura es sumamente importante en Extremadura ya que el sector primario aporta casi el 6 % del valor añadido bruto y supone el 9 % del empleo regional. Los principales productos vegetales son cereales, hortalizas, frutas, uvas, aceitunas y tabaco. La producción de tabaco de Extremadura representa casi el 95 % de la producción en España (cifras de 2014), que se encuentra entre los cinco principales productores de tabaco en la UE.

En lo que atañe a la ganadería, el 90 % de la producción regional es extensiva y se localiza en el sistema agroforestal denominado «dehesa», que ocupa el 25 % de todo el territorio extremeño. Esta región cuenta con 65 230 explotaciones agrícolas, con un tamaño medio de 39,6 hectáreas (por encima de la media española). El 81 % de la superficie agrícola útil está clasificada como zona con limitaciones naturales.

Las deficiencias que afectan a la agricultura extremeña incluyen problemas estructurales dentro y fuera de las explotaciones. Por consiguiente, uno de los desafíos clave para este período de programación será mejorar la competitividad de las explotaciones, a través de la implantación de nuevos regadíos y la modernización de los existentes, así como mejorar los caminos rurales, apoyando al mismo tiempo los sistemas y paisajes agrícolas sostenibles desde el punto de vista medioambiental.

  1. ¿Cómo abordará el PDR de Extremadura estos desafíos?

Para hacer frente a estos desafíos, el PDR de Extremadura financiará actuaciones con arreglo a las seis prioridades de desarrollo rural establecidas, haciendo especial hincapié en las de «Promover la competitividad de la agricultura y del sector agroindustrial» y «Restaurar, conservar y mejorar los ecosistemas relacionados con la agricultura y la silvicultura». El objetivo de las principales prioridades se explica brevemente a continuación.

Fomentar la transferencia de conocimientos y la innovación en la agricultura, la silvicultura y las zonas rurales

Durante el período de programación, Extremadura apoyará el desarrollo de soluciones innovadoras a través de dieciocho grupos operativos de la Asociación Europea para la Innovación (AEI-AGRI) y ofertará 7 000 plazas en cursos de formación dirigidos al sector agrícola.

Mejorar la competitividad de la agricultura y promover la silvicultura sostenible

Las inversiones en las explotaciones agrícolas subvencionadas en el marco de esta prioridad tendrán como objetivo la modernización y reestructuración de aproximadamente el 34,5 % de la totalidad de las explotaciones riojanas, mientras que el 3 % de las explotaciones recibirán ayudas para que los jóvenes agricultores puedan poner en marcha sus empresas.

Fomentar la organización de la cadena alimentaria, incluyendo la transformación y la comercialización de los productos agrícolas, el bienestar animal y la gestión de riesgos en el sector agrícola

La región fomentará la participación de 6 000 explotaciones en regímenes de calidad, mercados locales y circuitos de distribución cortos, así como la creación de veinte agrupaciones u organizaciones de productores.

Restaurar, preservar y mejorar los ecosistemas relacionados con la agricultura y la silvicultura

La mayoría de los fondos en el marco de esta prioridad se destinará a operaciones agroambientales, incluida la agricultura ecológica (7 736 200 ha), así como a apoyar las inversiones relacionadas con el medio ambiente o las inversiones forestales beneficiosas para el clima. El 20,8 % de las superficies agrícolas estará bajo contratos para la gestión de la biodiversidad, el 22,6 % para la gestión hídrica y el 4,7 % para la gestión del suelo. Se llevarán a cabo 265 operaciones para mejorar la capacidad de adaptación y el valor medioambiental de los ecosistemas forestales.

Eficiencia de los recursos y clima

Esta prioridad abordará principalmente las inversiones relacionadas con un uso eficiente del agua, de forma que el 15,5 % de la superficie de regadío pasará a contar con sistemas de riego más eficientes. El 0,15 % de las superficies agrícolas y forestales estará sujeto a contratos de gestión que contribuyan a la conservación o captura de carbono.

Inclusión social y desarrollo local en las zonas rurales

En el marco de esta prioridad, la Comunidad Autónoma prestará apoyo a las actuaciones para mejorar los servicios básicos y las operaciones de renovación de poblaciones, así como a los grupos de acción local de LEADER y sus estrategias de desarrollo local. Estas estrategias abarcarán las pequeñas inversiones dirigidas a la diversificación de las actividades no agrícolas en las zonas rurales, así como al refuerzo de los servicios básicos y las infraestructuras colectivas de pequeña escala. Se prestará una atención especial a la mejora de las condiciones de vida de la población rural y a la creación de 1 120 nuevos puestos de trabajo y de nuevas oportunidades empresariales. Las estrategias de desarrollo local abarcarán al 70,3 % de la población de Extremadura, que se beneficiará de la mejora de los servicios de base y de las infraestructuras.

Las cuatro mayores medidas del PDR en términos presupuestarios (financiación pública total) son las siguientes:

  • 290,3 millones EUR asignados a la medida 4 – Inversión en activos físicos
  • 128 millones EUR asignados a la medida 10 – Agroambiente y clima
  • 108 millones EUR asignados a la medida 8 – Inversiones en el desarrollo de zonas forestales y mejora de la viabilidad de los bosques
  • 83,2 millones EUR asignados a la medida 19 – LEADER

Se adoptan los 118 programas de desarrollo rural de la UE

Con una dotación de 99 600 millones de euros para el período 2014-2020, los 118 programas de desarrollo rural de la UE para 2014-2020 ya pueden iniciar su andadura. Con la adopción reciente del Programa de Desarrollo Rural (PDR) de Grecia finaliza el proceso de adopción del conjunto de los 118 programas previstos para el período 2014-2020. Con una dotación de 99 600 millones de euros procedentes del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader) y otros 60 600 millones de euros cofinanciados por fondos públicos nacionales y regionales o inversiones privadas, los PDR ayudarán a las zonas y comunidades rurales europeas a afrontar los actuales retos económicos, medioambientales y sociales, y a aprovechar las oportunidades que se les ofrecen.

Las regiones predominantemente rurales representan el 52 % del territorio de la UE y cuentan con una población de 112,1 millones de habitantes. Estas regiones son muy distintas unas de otras y las dificultades a que se enfrentan obedecen a muy variadas circunstancias. Por ello, la Comisión ofrece mayor flexibilidad a los Estados miembros para que las ayudas estén más adaptadas a las necesidades específicas de cada región o país y reflejen la mayor importancia que se concede a la subsidiariedad. De este modo, los Estados miembros pueden elaborar programas nacionales o regionales que reflejen esas características específicas, basándose en al menos cuatro de las seis prioridades comunes: conocimiento e innovación, competitividad, mejor organización de la cadena alimentaria, conservación de los ecosistemas, eficiencia de los recursos e inclusión social. Estas prioridades también ponen de manifiesto que la repercusión positiva de los fondos de los PDR no se limita a las comunidades agrícolas y rurales, sino que se extiende a la sociedad en general.

Contexto

La ayuda al desarrollo rural es el segundo pilar de la política agrícola común. Concede a los Estados miembros una dotación financiera de la UE cuya gestión se realiza, a escala nacional o regional, al amparo de programas plurianuales cofinanciados. En total, están previstos en los 28 Estados miembros 118 programas por valor de 99 600 millones de euros (importe superior a los 95 600 millones de euros anunciados hace un año debido a las transferencias del primer pilar). El nuevo Reglamento de desarrollo rural (Reglamento (UE) nº 1305/2013) para el período 2014-2020 establece seis prioridades económicas, medioambientales y sociales. Los programas fijan claramente los objetivos que se desea alcanzar. Además, con el fin de coordinar mejor las actuaciones y maximizar las sinergias con los demás Fondos Estructurales y de Inversión Europeos (Fondos ESIF), se ha celebrado con cada Estado miembro un acuerdo de asociación. Estos acuerdos presentan la estrategia global de inversión estructural financiada por la UE. Con un presupuesto de 454 000 millones de euros para el período 2014-2020, los Fondos ESIF constituyen el principal instrumento de la política de inversión de la UE.

Fuente: Comisión Europea (Representación en España)

Imagen: Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unportde