El Consejo de Ministros celebrado el pasado jueves 14 de mayo ha aprobado un Real Decreto de medidas contra los usos y tráficos indebidos de las comunicaciones electrónicas. La norma contiene una serie de medidas destinadas a proteger la integridad de las redes y la seguridad de las redes y servicios de comunicaciones electrónicas, asegurar la calidad en la prestación de los servicios de comunicaciones electrónicas y garantizar los derechos de los usuarios.

En el ámbito de los servicios de comunicaciones electrónicas se desarrollan actividades destinadas a obtener un lucro económico indebido, que van desde simples usos oportunistas de las ofertas comerciales de los operadores, pasando por acciones que conllevan infracciones administrativas, hasta otras que implican actividades ilícitas, tanto relacionadas con los propios servicios de telecomunicaciones, como con otros servicios conexos, como la comercialización de contenidos o los terminales y equipamientos de usuario.

Estas actividades pueden adoptar diferentes formas, que evolucionan con el tiempo, y las más habituales son las que se aprovechan de la cadena de pagos por servicios o contenidos soportados por redes de telecomunicaciones que implican la concesión de crédito por un operador a un tercero, ya sea otro operador o un usuario final, que con frecuencia resulta impagado.

Así, estas comunicaciones suelen caracterizarse por ser generadas y prolongadas de manera artificial, con el fin de obtener un lucro de la cadena de pagos de facturación. Inicialmente, estas prácticas se asociaban a servicios de tarificación elevada, que ofrecen mayores márgenes de beneficio.

Sin embargo, en la actualidad se extienden a todo tipo de servicios y numeraciones mediante técnicas de generación de llamadas masivas, aumentando el perjuicio económico a los operadores y usuarios y pudiendo llegar a generar problemas de calidad de servicio, e incluso poner en riesgo la seguridad y la integridad de las redes y servicios a causa de la elevada ocupación de recursos provocada.

Conductas irregulares o indebidas

El Real Decreto define las siguientes conductas irregulares o indebidas:

  1. Tráfico no permitido (sin numeración atribuida)
  2. Tráfico que hace un uso indebido de la numeración (que contraviene las condiciones establecidas)
  3. Tráfico irregular con fines fraudulentos (que pretende obtener lucro mediante conductas)

Se establecen las actuaciones para cada uno de estos tráficos .En función de los casos, el bloqueo se hará directamente por los operadores, con supervisión posterior de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información (SETSI), o previa autorización de esta Secretaría de Estado.

Se establecen mecanismos de autorización, supervisión y coordinación para garantizar que se retienen los pagos y se realizan bloqueos de tráfico sólo si hay indicios suficientes de prácticas fraudulentas.

El Real Decreto fomentará la inversión por parte de los operadores y facilitará la demanda de los usuarios y su protección frente a prácticas irregulares o fraudulentas. Ello posibilitará la transición hacia las redes de nueva generación y ayudará al cumplimiento de los objetivos de penetración de banda ancha ultrarrápida establecidos por la Agenda Digital para España, con los consiguientes beneficios que esto supondrá para la economía en general.

Fuente: Gobierno de España

Imagen: Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unportde