El Consejo de Ministros del pasado viernes 30 de abril ha aprobado el Programa de Estabilidad y el Programa Nacional de Reformas, que ya han sido remitidos a la Comisión Europea dentro de las obligaciones de los Estados miembros en el marco del Semestre Europeo.

Con estos documentos, el Gobierno explica la evolución reciente de la economía española, el grado de avance en su agenda de reformas y el cumplimiento de las recomendaciones específicas formuladas por el Consejo Europeo en junio de 2014. Además, expone cuál es su escenario macroeconómico y fiscal, y establece las principales reformas que adoptará el Gobierno durante 2015.

Con estas previsiones se constata la firme recuperación de la economía española y se presentan las mejores previsiones económicas para España desde antes de la crisis, y sin los desequilibrios económicos que había entonces. Desde el año 2007 el Gobierno de España no había presentado un crecimiento y una creación de empleo como las que hoy figuran en los documentos aprobados, con el añadido de que, a diferencia de hace ocho años, hoy el profundo programa de reformas puesto en marcha por el Gobierno permite asegurar la solidez de este crecimiento y confiar en el cumplimiento de las previsiones e, incluso, en su mejora

Nuevo ciclo de crecimiento

La economía española inicia un nuevo ciclo de crecimiento con tasas próximas al 3 por 100 y la creación de, al menos, medio millón de empleos anuales. Así se recoge en la actualización del Programa de Estabilidad 2015-2018, que el Consejo de Ministros ha aprobado para su remisión a Bruselas. Para 2015 la previsión de crecimiento se ha elevado al 2,9 por 100 (desde el 2 por 100), ritmo que se mantiene en 2016 para llegar al 3 por 100 en los dos años siguientes.

Creación de empleo

En términos de Encuesta de Población Activa, en 2015 se crearán 600.000 empleos y el paro bajará en 590.000. La previsión del Gobierno es que al cierre de 2015 habrá más empleados que a finales de la Legislatura pasada, el paro será inferior en 419.300 personas y la tasa de paro será del 21’1 por 100, también por debajo de la del último trimestre de 2011. En media anual, el porcentaje de parados sobre población activa será del 19,8 por 100 en 2016 para alcanzar el 15,6 por 100 en 2018.

PIB

El crecimiento del PIB, estimado en el 2’9 por 100 para 2015, será el más alto desde el año 2007; es decir, se volverá a las tasas previas a la recesión más larga y profunda en décadas. Está previsto que este ritmo se mantenga también en 2016, lo que supondrá que ya el año que viene se recuperarán los niveles de renta previos a la crisis. Para ello es importante mantener el rumbo de la política económica, basada en el efecto combinado de las reformas estructurales, la reducción de los desequilibrios y la creación de empleo como finalidad.

El Gobierno se propone mantener el esfuerzo de reducción del déficit público, como una de las claves de mejora de la confianza y de las condiciones de financiación del conjunto de la economía. El sector exterior contribuirá positivamente al crecimiento en 2016 y en años posteriores, favorecido por la mejora de la competitividad y con un saldo positivo en la cuenta corriente para todo el período. La capacidad de financiación frente al resto del mundo se situará en torno al 1’5 por 100 del PIB, lo que permitirá reducir progresivamente el endeudamiento externo. Todo ello en un entorno de estabilidad de precios.

Fortalecimiento del crecimiento

El cuadro macroeconómico presentado hoy se puede calificar de prudente y realista, y supone que la economía española entra en una fase en la que el crecimiento se fortalece y consolida, a mayor ritmo que el previsto. Está basado en estimaciones recientes de la Comisión Europea, del Banco Central Europeo y propias. Se tiene en cuenta el contexto mundial, así como una progresiva mejora en las proyecciones para la zona euro. Todo ello se produce en el marco de las políticas del Banco Central Europeo y su efecto sobre el tipo de cambio del euro, y la evolución de los precios del petróleo. Es un escenario favorable que proporciona «viento de cola» a todos los países del euro, pero en el que España crece y crea más empleo que los grandes de la eurozona gracias a las reformas llevadas a cabo.

La demanda interna prolongará su dinamismo durante los próximos cuatro años y actuará como el gran pilar del crecimiento. Tanto los hogares, como las empresas, seguirán en el proceso de desapalancamiento, compatible con un mejor acceso al crédito. Continuará la mejora del consumo gracias al aumento de la renta familiar disponible que se produce por la creación de empleo, la moderación de precios, la reforma fiscal (2015-2016) y la recuperación de la confianza.

El sector exterior mejorará su aportación al crecimiento, impulsado por el mayor dinamismo de las exportaciones, la recuperación económica en los mercados de destino y las ganancias de competitividad. Las importaciones mantienen su expansión, si bien moderan el ritmo de crecimiento en línea con la evolución de la demanda final.

Inversión

La mayor flexibilidad introducida por la reforma laboral de 2012 ha posibilitado la creación de empleo con tasas de crecimiento del PIB sensiblemente inferiores a las que resultaban necesarias antes de la reforma. Además, la mejora de las condiciones de financiación para las empresas y la normalización del crédito permitirán que la inversión productiva y creadora de empleo crezca a un ritmo cercano al 6 por 100 en los próximos años. La construcción vuelve a tasas positivas y la inversión en bienes de equipo registra un aumento sostenido. Este profundo cambio de tendencia ya se ha notado en los últimos trimestres en relación con el empleo. En los tres primeros meses de 2015 el empleo ha crecido un 3 por 100 respecto de un año antes, ritmo que se mantendrá durante todo el período proyectado.

Déficit

La actualización del Programa de Estabilidad mantiene el compromiso con la consolidación fiscal y permite cumplir las Recomendaciones del Consejo Europeo dirigidas a España en junio de 2013, por las que se debe poner fin al procedimiento de déficit excesivo en 2016, logrando reducir en ese año el déficit nominal a un nivel inferior al 3 por 100 del PIB.

Así, los objetivos globales de déficit para los ejercicios 2015 y 2016 se mantienen en -4’2 por 100 y -2’8 por 100, respectivamente, y se fijan en el -1’4% y -0’3 por 100 para los años 2017 y 2018. De igual manera, para estos últimos años se determina el reparto por subsectores de dichos objetivos.

Senda de consolidación 2015 2016 2017 2018
Administración Central -2,9 -2,2 -1,1 -0,2
Comunidades Autónomas -0,7 -0,3 -0,1 0,0
Entidades Locales 0,0 0,0 0,0 0,0
Seguridad Social -0,6 -0,3 -0,2 -0,1
Total Administraciones Públicas -4,2 -2,8 -1,4 -0,3

El Programa de Estabilidad contiene la estrategia fiscal a medio plazo, con el conjunto de medidas a aplicar por cada subsector de la Administración Pública española para alcanzar los objetivos de estabilidad fijados, mostrando así el compromiso de todas las Administraciones con la reducción del déficit público.

Deuda pública

Respecto a las previsiones de deuda pública, se prevé que en 2015 se registre una ratio de deuda-PIB del 98’9 por 100, iniciando a partir de 2016 una reducción hasta situarse en el 93’2 por 100 del PIB en el año 2018. A esta reducción contribuirán, entre otros factores, el impulso del crecimiento económico, la caída del gasto en intereses y la mejora del saldo primario, que registrará superávit ya en 2016.

Ingresos y gastos

Los ingresos y gastos públicos convergerán conforme avance la legislatura hasta llegar al entorno del 38 por 100 del PIB en 2018. Esta evolución estará marcada por el impacto positivo de la rebaja fiscal en el impulso a la demanda interna, a la creación de empleo y, en definitiva, a la ampliación de bases imponibles.

Por su parte, la ratio de gasto público sobre el PIB se reduce de forma progresiva, conforme avanza el PIB nominal, hasta llegar al 38 por 100. Esta evolución supone la vuelta a los niveles de gasto público de 2007, anteriores a la crisis, medido en términos reales per cápita.

El Programa de Estabilidad incluye también un apartado referente a la calidad de las finanzas públicas, en el que se analiza en profundidad el proceso de revisión de gasto público que se está acometiendo y que tiene como objetivo lograr una mayor eficiencia del gasto. Y por el lado de los ingresos se hace hincapié en la lucha contra el fraude, tanto a nivel nacional como internacional.

Transparencia y control de la morosidad

Asimismo, se repasan los grandes avances en la transparencia y control de la morosidad de las Administraciones Públicas, con la regulación del cálculo del período medio de pago y la inclusión de la sostenibilidad de la deuda comercial como elemento crucial de la sostenibilidad financiera, a efectos de lo dispuesto en la Ley Orgánica de Estabilidad Financiera y Sostenibilidad Financiera, del 27 de abril de 2012 En el ámbito de las medidas de carácter coyuntural para la reducción de la deuda comercial de las Administraciones Territoriales destaca la implantación de los mecanismos adicionales de financiación, reformados a finales del año 2014.

Por último, se repasan las principales novedades acaecidas en el marco institucional de la política fiscal, entre las que destaca, sin duda, la aprobación de la Ley de trasparencia, acceso a la información pública y buen gobierno del 9 de diciembre de 2013, que, entre otras cuestiones, ha supuesto la puesta en marcha del Portal de Transparencia.

PROGRAMA NACIONAL DE REFORMAS DE 2015

El Programa Nacional de Reformas 2015 da cuenta, en primer lugar, del elevado grado de cumplimiento de los compromisos asumidos por España en el marco del semestre europeo. La práctica totalidad de las medidas comprometidas en 2014 han sido puestas en marcha.

Respecto a las reformas adicionales, el Programa tiene dos prioridades que se refuerzan mutuamente: concluir las reformas iniciadas y fortalecer la recuperación económica, consolidarla y traducirla en la creación de empleo que se está produciendo.

El Programa Nacional de Reformas recoge, en primer lugar, las reformas estructurales a nivel de la Unión Europea más importantes para España: una mayor integración fiscal y la profundización en el mercado interior, para que éste sea cada vez más integrado y eficiente en ámbitos como la armonización fiscal y la lucha contra el fraude, el mercado energético o el mercado único digital. Todo ello en el marco de una política económica que impulse la inversión, el crecimiento y el empleo a través del apoyo a la inversión y el Plan Juncker.

Reformas estructurales a nivel nacional

En segundo lugar, en el Programa figuran las reformas estructurales a nivel nacional que se están poniendo en marcha y se pondrán en marcha en 2015. Las áreas más relevantes son: Lucha contra el desempleo; Protección e inclusión social; Fomento del crecimiento y la competitividad; Eficiencia de la Administración Pública y Política fiscal responsable y lucha contra el fraude fiscal. Su desglose es el siguiente:

  • En materia de lucha contra el desempleo, las medidas se centran en mejorar las políticas activas de empleo y de formación y en moderar los costes empresariales por cotizaciones sociales. Por ello, en 2015 se ha puesto en marcha una nueva reducción de las cotizaciones para fomentar la creación de empleo indefinido, particularmente orientada a incentivar la contratación de los colectivos con más dificultades para acceder a un empleo estable.

Además, en este 2015, se pondrán en marcha nuevas medidas de apoyo al trabajo autónomo y al emprendimiento a través de entidades de economía social, y otras medidas dirigidas a facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar de los trabajadores autónomos. También se pondrá en marcha también la reciente reforma de la formación profesional para el empleo, dirigida a incrementar la calidad de la formación que reciben tanto los ocupados como los desempleados.

  • En materia de protección e inclusión social, con medidas dentro del marco del Plan Nacional de acción para la Inclusión Social y, además, con los Planes de Familia y de Inclusión que se presentarán próximamente.
  • En materia de fomento del crecimiento y la competitividad, 2015 va a ser el año para la implantación definitiva de la Ley de Desindexación de la Economía española, norma que se completará con el desarrollo de su Reglamento. Además, se acelerará el proceso de adaptación de la normativa a la Ley de Garantía de la Unidad de Mercado. Ambas iniciativas redundarán en un mejor funcionamiento de los mercados y en una mayor capacidad de crecer y crear empleo.
  • En materia del impulso de la Inversión empresarial y financiación, con medidas como la segunda oportunidad y su puesta en marcha, así como con nuevas medidas que atraigan el talento y la inversión, como la modificación del visado de emprendedores y la creación de la Agencia Estatal para la Investigación. En cuanto al crédito, se aprobarán los proyectos de Ley de Auditoría de Cuentas, de Recuperación y Resolución de entidades de crédito; y de Ordenación, Supervisión y Solvencia de entidades aseguradoras.
  • En materia de administración pública, en 2015 se continuará con la ejecución de las medidas que consoliden las reformas adoptadas. identificadas en el informe CORA. A día de hoy se han acumulado desde 2012 unos ahorros de 20.352 millones de euros. Próximamente se aprobarán, a este respecto, de las leyes del Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común Además, se avanzará en la reforma de la Ley de Contratos del Sector Público, con el objetivo de mayor transparencia y racionalidad a la contratación pública.
  • En materia de responsabilidad fiscal, este año ha entrado en vigor la reforma fiscal que devuelve 9.000 millones de euros a los contribuyentes para favorecer el crecimiento y devolver a los españoles parte del esfuerzo llevado a cabo estos años. Se han recuperado la confianza y la credibilidad, lo que ha sido clave para la recuperación económica y la creación de empleo. En este ámbito destaca la lucha contra el fraude. Las medidas ya puestas en marcha han permitido que, entre 2012 y 2014, se recauden, 34.785 millones de euros, a los que se añaden los casi 15.000 millones obtenidos en el mismo período en la lucha contra el fraude laboral. En 2015 se seguirá combatiendo el fraude fiscal con las medidas que figuran en la reforma de la Ley General Tributaria.

Enlaces: Actualización Programa de Estabilidad ; Presentación Programa Estabilidad

Fuente e imagen: Gobierno de España