La Comisión Hispano Portuguesa para la Cooperación Transfronteriza se ha celebrado recientemente en la ciudad de Cáceres, donde Extremadura ha reivindicado el papel protagonista que las regiones fronterizas deben tener en las cumbres ibéricas España – Portugal.

El director general de Acción Exterior del Gobierno de Extremadura ha afirmado que las regiones transfronterizas deben recuperar su participación activa en las cumbres ibéricas, dado que la mayor parte de los compromisos que se adoptan en las cumbres, finalmente son implementados por las regiones.

Por parte extremeña también se ha destacado el hecho de que la Comisión Hispano Portuguesa se haya reunido en Extremadura por primera vez, que pone de manifiesto que esta Comunidad es un protagonista activo en las relaciones fronterizas y quiere posicionarse ante los gobiernos centrales en un lugar de peso en las relaciones entre España y Portugal.

Para ello ha señalado el Gobierno de Extremadura que se han propuesto una serie de asuntos al Gobierno central para que se analicen en el orden del día de la Cumbre Ibérica y que afectan a áreas como la energía, las comunicaciones, la agricultura, I+D; el medio ambiente, el turismo o la cultura”.

Entre ellos, se ha solicitado que se retome el compromiso adoptado en las cumbres de Zamora y Braga de construir en Badajoz el Centro Internacional de Energías Renovables y Eficiencia Energética; asimismo, se ha planteado que la Cumbre estudie la creación en Extremadura del Centro Ibérico de Investigación Tecnológica Agraria; o que se presente una candidatura conjunta España-Portugal que incluya a la dehesa en la Lista Indicativa del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

En el área de Fomento, se manifestó que es vital impulsar la conexión por autovía entre el norte de Extremadura y la Beira Interior, e igualmente se solicitará que se estudie en la Cumbre Ibérica un avance en el compromiso de la financiación antes del 2020 de la nueva conexión ferroviaria entre Badajoz-Évora y la puesta en marcha de la línea de altas prestaciones Madrid-Lisboa.

En otras materias Extremadura requerirá que también se aborde en la Cumbre Ibérica que se armonice la regulación en ambos países en materia de navegación fluvial o que se refuerce por los gobiernos centrales el impulso a la enseñanza de la lengua portuguesa y española.
Todo ello teniendo en cuenta que Extremadura y Portugal tienen que posicionarse juntas para alinear los intereses de los ciudadanos de un espacio fronterizo singular, siendo hora de dar un salto que revolucione las relaciones a ambos lados de la Raya, ya que se inicia un nuevo programa operativo dotado con 382 millones de euros para financiar actuaciones de cooperación transfronteriza hasta el año 2020, lo que supone un 7,8 % más con respecto al periodo de programación anterior.

Desde el Gobierno extremeño se ha recordado que gracias a proyectos del anterior programa nos distinguimos en Europa al cambiar el mapa de la cooperación y entre todos se ha rediseñado el antiguo concepto de frontera, convirtiéndolo en catapulta para el crecimiento y la generación de oportunidades.

Comisión Hispano-Portuguesa para la Cooperación Transfronteriza

La Comisión Hispano-Portuguesa para la Cooperación Transfronteriza es un órgano intergubernamental en el que están representados los gobiernos de España y Portugal, así como los respectivos gobiernos regionales fronterizos: Galicia, Castilla y León, Extremadura y Andalucía, en el caso español; y las regiones de Norte, Centro, Alentejo y Algarve por la parte portuguesa. Se creó al amparo del Tratado de Valencia, que rige las relaciones de cooperación entre España y Portugal, y se convierte en un espacio de diálogo para impulsar y facilitar el adecuado desarrollo de la cooperación transfronteriza entre las instancias y entidades territoriales portuguesas y españolas.

Como novedad con respecto a las anteriores reuniones de la Comisión Hispano Portuguesa para la Cooperación Transfronteriza, ésta ha tenido una sesión abierta al público en la que se han abordado diferentes temas de interés para los ciudadanos de la frontera hispano-portuguesa.

Fuente e imagen: EUROACE