El Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, se ha reunido el pasado día 4 de marzo en Madrid con el Presidente de Francia, François Hollande, el Presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, y el Primer Ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho, para acordar las vías que permitan fortalecer las conexiones de la Península Ibérica con el resto del mercado energético de la UE.

Han asistido también a la reunión el Comisario de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, y el Presidente del Banco Europeo de Inversiones, Werner Hoyer.  Para la Comisión Juncker es prioritario construir los enlaces transfronterizos que aún siguen faltando hoy. La existencia de un mercado energético europeo bien conectado reviste capital importancia para crear una Unión de la Energía y constituye un factor fundamental para reforzar en toda Europa la seguridad del suministro energético. Los líderes han acordado crear un Grupo de Alto Nivel con el fin de redoblar los esfuerzos necesarios para el desarrollo de las interconexiones energéticas del sudoeste de Europa y de garantizar que puedan ejecutarse a tiempo todos los proyectos, tanto los actuales como los previstos para el futuro.

El nuevo Grupo de Alto Nivel para la Europa del sudoeste, que tratará tanto de la infraestructura eléctrica como de la de gas, tendrá como función la identificación e implementación de proyectos infraestructurales fundamentales y garantizará el seguimiento regular de los mismos. Con el fin de apoyar el trabajo realizado por ese Grupo, la Comisión ha emprendido un estudio sobre los beneficios, los costes y las opciones técnicas de ampliar las interconexiones eléctricas entre la Península Ibérica y el resto de Europa. Los primeros resultados del estudio se conocerán a mediados de abril del presente año. A ese estudio le seguirá muy pronto otro similar dedicado a las interconexiones de gas.

España y Portugal, mejor conectadas con Europa

La insuficiente capacidad de interconexión sigue constituyendo un grave obstáculo para la creación en el sudoeste de Europa de un mercado de la electricidad y ha impedido hasta ahora que las empresas energéticas españolas y portuguesas puedan participar en el mercado de la electricidad de la UE. Con la llegada de la Comisión Juncker, la interconexión energética entre la Península Ibérica y el mercado interior de la UE ha cobrado nuevo impulso: el pasado mes de enero, los gestores de las redes de transporte de Francia, España y Portugal firmaron un documento estratégico común destinado al desarrollo de nuevos enlaces. La Comisión, que facilita y promueve esa cooperación, garantizará ahora que la estrategia común acordada por los tres gestores de redes llegue a aplicarse efectivamente.

El 20 de febrero se inauguró la línea eléctrica Santa Llogaia – Baixàs, que viene a duplicar la capacidad de interconexión entre España y Francia. El proyecto recibió una ayuda de la UE de 225 millones de euros en el marco del Programa Energético Europeo para la Recuperación (PEER). Asimismo, dentro de la primera convocatoria de propuestas del Mecanismo «Conectar Europa», la Comisión ha apoyado con un importe de 3,25 millones de euros la realización de estudios destinados a un proyecto de interés común en el golfo de Vizcaya. En él se prevé el tendido de un cable submarino entre Francia y España.

Pero, además de las posibilidades de financiación que se ofrece a los proyectos infraestructurales de interés común en el marco de ese Mecanismo y en el de los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos, el recientemente propuesto «Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas» (FEIE) podría ampliar el apoyo a los proyectos de interconexión más importantes, acelerando y complementando así la estructura actual de la asistencia financiera europea.

Además, acaba de lanzarse  una nueva convocatoria de propuestas enmarcada en el Mecanismo «Conectar Europa»

Contexto

El pasado 25 de febrero, la Comisión lanzó su estrategia en el ámbito de la Unión de la Energía y, como elemento concreto de esa estrategia, presentó una comunicación sobre la forma de alcanzar de aquí a 2020 en todos los Estados miembros un nivel de interconexión eléctrica de al menos un 10 %.

La Comisión, además, propuso el 13 de enero la creación de un «Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas» (FEIE) con el fin de que los proyectos de inversión de la UE puedan acceder más fácilmente a las fuentes de financiación a largo plazo. El nuevo instrumento podrá cubrir los proyectos de interés común y los demás proyectos de interconexión que puedan presentarse, acelerando y complementando así la actual estructura de apoyo a esos y otros proyectos. El FEIE, por lo demás, ocupa un puesto central en el paquete de crecimiento, empleo e inversión que tiene adoptado la Comisión. El Fondo movilizará no menos de 315 000 millones de euros para inversiones públicas y privadas en toda la UE, lo que se añadirá a una contribución presupuestaria de la UE de 16 000 millones de euros y a una contribución del BEI por valor de 5 000 millones.

 Enlace:   Declaración de Madrid > 

Fuente e imagen: Comisión Europea. Representación en España