El Consejo de Gobierno de la Comunidad Autónoma de Extremadura ha aprobado, en su reunión del pasado lunes 22 de diciembre, el proyecto de la Ley Agraria de Extremadura tras obtener el visto bueno del Consejo Consultivo. A partir de ahora iniciará el trámite parlamentario para su aprobación definitiva.

La nueva normativa tiene por objetivos blindar por ley el presupuesto destinada al sector agroindustrial (un 25% de las cuentas autonómicas será para la agroindustria) y desarrollar un campo más moderno, competitivo y adaptado a las necesidades del siglo XXI; es decir, desarrollar Agrotech para posicionar en el mundo a Extremadura como una región especializada en el desarrollo de productos, bienes y servicios profesionales destinados al medio rural.

En 2015, la Consejería de Agricultura ya aglutina el 22,1% del presupuesto autonómico, con casi 1.200 millones de euros; y se alcanzará ese 25% con partidas transversales de otras áreas del Gobierno. Una inversión histórica en la región destinada al campo.

Esa nueva ley derogará más de una veintena de normativas que afectan a agricultores, ganaderos y a la agroindustria; algunas de las cuales no se pueden aplicar al entrar en contradicción con la directiva europea. Y lo hace respetando las competencias establecidas en la Constitución, en el Estatuto de Autonomía de Extremadura, y en las normas que determina el Estado y la Unión Europea.

Con esta normativa, que contempla también las elecciones de las organizaciones representativas de los profesionales agrarios, se pretende fortalecer y mejorar la competitividad del sector agroganadero; fomentar la producción agroalimentaria de calidad; impulsar el desarrollo de la investigación y la innovación; proteger el suelo agrario; y garantizar la participación de los agentes sociales y económicos en el diseño y la aplicación de la política agraria.

Fuente: Gobex

Imagen: Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unportde