El aumento de la demanda por encima de la oferta va a llevar a una necesidad global de expandir la oferta  de productos energéticos, y a aquellos países no productores de energía, a asegurarse un suministro fiable, seguro y económico de energía.

La prioridad europea es asegurar los suministros y conseguir un mercado integrado de energía, que le permita diversificar fuentes y suministros energéticos, reducir el riesgo de desabastecimiento energético y mejorar las condiciones de negociación frente a suministradores terceros.

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha iniciado el pasado fin de semana un viaje oficial de tres días a México con una intervención en el Atlantic Energy Forum, organizado por la Universidad Johns Hopkins en la ciudad de Cancún. El Atlantic Energy  Forum se constituye como una reunión de alto nivel de líderes de los sectores público y privado para reflexionar sobre las oportunidades y desafíos de un renacimiento energético atlántico.

El ministro ha dirigido una de las sesiones del Foro, bajo el título ‘La Cooperación Energética Pan-Atlántica’. Durante su intervención, ha expuesto algunos de los principales desafíos a los que se enfrentará el sector de la energía en el futuro. Para el ministro de Industria, el mayor desafío va a ser el aumento de la demanda a unas tasas muy por encima del crecimiento potencial de la oferta energética. Todo ello considerado a nivel global, y debido principalmente al aumento de la demanda energética proveniente de países en desarrollo y emergentes, producto de la mejora en el nivel de vida y bienestar de sus poblaciones.

Así pues, el aumento de la demanda por encima de la oferta va a llevar a una necesidad global de expandir la oferta  de productos energéticos, y a aquellos países no productores de energía, a asegurarse un suministro fiable, seguro y económico de energía. Por ello habrá que reforzar la necesidad de explorar los recursos energéticos de que disponemos, lo que llevará a expandir las exploraciones con el objeto de descubrir nuevos yacimientos y reservas energéticas.

El caso de Europa

El ministro ha abordado el caso concreto de Europa. Y ha comentado que la prioridad europea es asegurar los suministros y conseguir un mercado integrado de energía, que le permita diversificar fuentes y suministros energéticos, reducir el riesgo de desabastecimiento energético y mejorar las condiciones de negociación frente a suministradores terceros.

Para ello, según el ministro, hace falta la voluntad política de armonizar las legislaciones nacionales, los mecanismos de control, organismos reguladores, y  también la construcción de las infraestructuras que permitan un auténtico mercado integrado de energía.

Se calcula que para el año 2035, el 90% del petróleo consumido en la UE será importado, y que la proporción del gas importado en el total del gas consumido en la UE será del 80%. Para José Manuel Soria, los esfuerzos para reducir las tasas de dependencia exterior de la UE deben intensificarse. Además de políticas dirigidas a la consecución del Mercado Único, faltan infraestructuras que permitan la interconexión de las distintas redes energéticas nacionales, lo que está creando las llamadas “islas energéticas”.

Por último, el ministro abogó por una mayor cooperación internacional en investigación y una armonización de las legislaciones medioambientales de los diferentes países que aborden el Cambio Climático teniendo en cuenta las peculiaridades de cada territorio.

Fuente: Ministerio de Industria, Energía y Turismo

Imagen: Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unportde