La fortaleza del yen ha favorecido las importaciones de todo tipo de vinos, pero los españoles, además, se han visto beneficiados por un cambio de tendencia del consumidor japonés hacia los vinos de segmento medio, donde España goza de enorme fuerza frente a sus competidores internacionales. La proliferación de bares y restaurantes españoles ha hecho el resto.

El principal reto de la economía japonesa es evitar la deflación que, desde hace 20 años viene marcando la atonía de su crecimiento. La “Abenomics” (conjunto de medidas impulsadas por el primer ministro, Shinzo Abe) va en ese sentido, aunque los analistas tienen dudas sobre su eficacia.

Así, el Fondo Monetario Internacional prevé un crecimiento del PIB del 1,4% para 2014, que descenderá al 1% el año siguiente. Pronósticos tímidos y similares a los que vaticina para la Zona Euro.

Durante el período 2014-2018, The Economist Intelligence Unit estima una tasa de crecimiento medio interanual del PIB del 1,4%, un inflación del 1,7% y una tasa de desempleo del 3,3%. Las exportaciones de bienes y servicios aumentarán un 4,4%, lo mismo que las importaciones.

Las importaciones crecen

Existe producción local de vino en Japón, aunque solo un 10% procede de viticultura propia. El resto es vino elaborado o embotellado a partir de importaciones a granel.

Con todo, el peso relativo de las importaciones en el mercado es muy superior al de la producción doméstica con una cuota del 71,3%, porcentaje en crecimiento, aunque lentamente.

El valor de las importaciones superó los 145.000 millones de yenes en 2013 (año fiscal japonés, abril-marzo), un 23,8% más que el año anterior. Tras los descensos registrados en 2009 y 2010, las cifras se recuperaron en 2011 (a pesar de la conmoción que supuso el tsunami) y, desde entonces, la tasa de crecimiento ha sido del 15,5%.

Por tipos de vino, los tranquilos representan el 73% de las importaciones, los espumosos el 26% y los generosos el 1%.

En 2013, los primeros alcanzaron un valor de 106.294 millones de yenes, un 24,2% más que el año anterior; los segundos 38.531 millones de yenes (+23,3%); y los terceros 773 millones de yenes (+9,9%). Si analizamos la evolución del período 2011-2013, las importaciones que más aumentan son las de vinos tranquilos con una tasa media del 16%.

El principal motivo que explica el aumento de la importación de vino en los últimos tres años es la fortaleza del yen. En julio de 2008, el tipo de cambio estaba en 168 yenes por euro; cuatro años después, la cotización era de 95 yenes. La capacidad adquisitiva de los consumidores japoneses se vio estimulada, lo que provocó un aumento de compras al exterior de bienes de consumo de todo tipo, incluido el vino.

Desde julio de 2012 el yen se ha ido debilitando y, sin embargo, las importaciones de vino, pese a ser más caras, continuaron creciendo en 2013. Esa tendencia ha continuado en el primer trimestre de 2014 cuando, según las aduanas japonesas, el país ha importado 58,7 millones de litros de vino por valor de 35.300 millones de yenes, lo que ha supuesto aumentos del 8,6% y 31,4%, respectivamente, en relación al mismo período del año anterior.

Vinos tranquilos: españoles, los más baratos

En lo que se refiere a vinos tranquilos, durante 2013, las importaciones de embotellados (envases de hasta 2 litros) y a granel (envases de entre 2 y 150 litros) alcanzaron los 102.705 y 3.589 millones de yenes respectivamente, lo que, en el primer caso, supuso un aumento del 23,9% y, en el segundo, un aumento del 33% en relación al año anterior.

La tendencia observada desde 2009 es que la importación de vinos a granel crece a una tasa muy superior a la de vinos embotellados, tanto en volumen como en valor.

En total, si agrupamos ambos rubros, la importación de vinos tranquilos registró un significativo repunte en 2013, al totalizar un valor de 106.294 millones de yenes (un 24,2% más que el año anterior), invirtiéndose la atonía del período 2009-2011.

Por países, Francia es, con gran diferencia, el principal proveedor tanto en volumen como en valor (56.691 kilolitros y 49.197 millones de yenes, respectivamente). España ocupa la cuarta posición en volumen y la quinta en valor (23.402 kilolitros y 6.760 millones de yenes, respectivamente).

En 2013, casi todos los proveedores principales registraron descensos en el volumen de las importaciones pero aumentos significativos en cuanto al valor. Los que más, por este orden, Chile, Estados Unidos, Italia y España.

El aumento de cuota de mercado por parte de los vinos chilenos se explica por el Tratado de Libre Comercio firmado entre Chile y Japón en 2007 que establecía una reducción gradual del arancel medio del 17,6% al 0% durante los siguientes 12 años.

Si consideramos el último cuatrienio, nuestro país ha sido el tercero que más ha aumentado las ventas con una tasa media de crecimiento muy superior a la de Francia e Italia, pero sin llegar al éxito de Chile y Estados Unidos. El 95% de nuestras exportaciones corresponde a vino embotellado.

Durante el primer trimestre de 2014, según la Agencia Tributaria, las exportaciones españolas de vinos tranquilos sumaron 12 millones de euros, un 4,6% más que en el mismo período del año anterior.

Analizando la evolución de los precios de venta al público, resulta significativo observar que, en general, el precio medio del vino importado ha registrado un descenso continuado desde 2008, aunque esta tendencia cambió en 2013 al aumentar de 457 a 570 yenes/litro.

Esto quiere decir que todos los países redujeron sus precios durante los años posteriores a la crisis mundial para intentar mantener o incrementar sus ventas. Es llamativo que los vinos españoles sean los más baratos de entre los 10 principales proveedores: 288 yenes/litro, un 50% por debajo del precio medio.

Vinos espumosos, cada vez más populares

Las importaciones de espumosos alcanzaron los 38.531 millones de yenes en 2013, un 23,3% más que el año anterior.

Por países Francia es el líder, muy destacado, con unas exportaciones de 29.516 millones de yenes (74% del mercado). Le sigue España con 3.853 millones y, a corta distancia, Italia con 3.634 millones.

Las importaciones de espumosos españoles continúan aumentando a buen ritmo. Y, salvo una ligera caída registrada en 2011, en el período 2009-2013 el incremento medio fue del 13% frente al 8,3% de Italia.

Durante el primer trimestre de 2014, según datos de la Agencia Tributaria, las exportaciones españolas de vino espumoso alcanzaron 5,5 millones de euros, un 19,5 más que en el mismo período del año anterior.

En cuanto a los precios medios de importación , la cifra ha registrado una caída del 50%, respecto a los años anteriores a la crisis, situándose en 1.176 yenes/litro. Pero dicha cantidad está muy distorsionada debido al precio medio del champán, muy superior al del resto de vinos espumosos.

El precio de los espumosos españoles es ligeramente más bajo que el de los italianos: 445 frente a 464 yenes/litro y ambos han registrado caídas similares respecto al precio más alto alcanzado en 2007.

Vinos generosos: detrás de Portugal

Las importaciones de generosos totalizaron 773 millones de yenes en 2013, un 10% más que el año anterior.

Por países Portugal es el principal proveedor, muy destacado, con unas exportaciones de 406 millones de yenes (52,5% del mercado). Le sigue España con 202 millones (26%) que, a su vez, prácticamente dobla a Francia con 121 millones.

Las importaciones de este tipo de vinos -quizá por su carácter más minoritario- registran aumentos más modestos que los espumosos o tranquilos, con incrementos medios del 3,5% para los generosos portugueses y 2,7% para los españoles durante el período 2009-2013.

Cabe destacar la espectacular progresión de los generosos franceses que, durante el período citado, registraron un aumento medio del 52,5%.

Según estadísticas de las aduanas japonesas, durante el primer trimestre de 2014, las importaciones de generosos procedentes de España alcanzaron los 51,7 millones de yenes, lo que supuso un incremento del 66,7% respecto al mismo período del año anterior, muy superior a los registrados por Francia (27,3%) y Portugal (1%).

Fuente: ICEX

Imagen: Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unportde