Según la Encuesta Anual de Coste Laboral (EACL) de 2013 elaborada por el Instituto Nacional de Estadística, el coste total por trabajador, en términos brutos, fue de 30.844,49 euros durante 2013, un 0,2% inferior al del año anterior. El coste neto fue de 30.686,71 euros por trabajador (0,1% superior al de 2012), una vez deducidos 157,78 euros en concepto de subvenciones y deducciones recibidas de las Administraciones Públicas para fomentar el empleo y la formación profesional.

Coste laboral según comunidades autónomas

Por comunidades, el coste laboral más elevado se da en el País Vasco (36.507,45€ trabajador/año) y la Comunidad de Madrid y el menor, en Extremadura y Canarias.

En cuanto a la variación respecto al 2012, las comunidades con mayores incrementos fueron Galicia, País Vasco y Aragón. Por el contrario, Extremadura  (25.117,80€ trabajador/año), Castilla y León y Cantabria presentaron los descensos más importantes.

Las empresas de País Vasco y Comunidad de Madrid fueron las que pagaron mayores salarios y tuvieron gastos más elevados en beneficios sociales.

En cuanto a la formación profesional, Comunidad de Madrid y Andalucía presentaron los mayores costes mientras que en Illes Balears y en Canarias se registraron los menores.

Las mayores indemnizaciones por despido tuvieron lugar en Aragón y Comunidad de Madrid.

Las empresas de Cantabria y País Vasco recibieron las mayores subvenciones y deducciones fiscales vinculadas al empleo y a la formación profesional.

Coste laboral anual por trabajador

El coste laboral por trabajador en términos brutos fue de 30.844,49 euros en 2013, según los resultados de la Encuesta Anual de Coste Laboral (EACL), que completa los obtenidos trimestralmente a partir de la Encuesta Trimestral de Coste Laboral (ETCL). Este coste representa un descenso del 0,2% respecto del año 2012. Si se restan las subvenciones y deducciones que se recibieron de las Administraciones Públicas, se obtiene un coste neto de 30.686,71 euros, con un crecimiento interanual del 0,1%.

Los sueldos y salarios más las cotizaciones a la Seguridad Social constituyeron, conjuntamente, el 95,8% del coste bruto.

Además de los salarios y cotizaciones, 456,84 euros anuales se destinaron a beneficios sociales por trabajador (cotizaciones voluntarias a seguros y planes de pensiones, prestaciones complementarias a la Seguridad Social y gastos de carácter social), 294,49 a otros gastos derivados del trabajo (indemnizaciones por fin de contrato, pequeño utillaje y ropa de trabajo, transporte hasta el lugar de trabajo, selección de personal…), 441,48 euros correspondieron a indemnizaciones por despido y 100,98 a formación profesional.

Coste laboral según actividad económica

La Industria, con un coste total neto por trabajador de 36.536,61 euros durante 2013, fue el sector económico con mayores costes laborales y también con el mayor incremento anual de los mismos (1,9%), experimentando ese mismo incremento tanto el coste salarial como el coste no salarial.

En el sector de la Construcción el incremento del coste neto fue del 0,9% con respecto al año anterior. En este sector destacó el crecimiento del coste salarial (del 0,5%) y, especialmente, el del coste no salarial (1,8).

El sector Servicios presentó un descenso del coste neto del 0,3%, como consecuencia de la misma disminución en el coste salarial y no salarial.

Las diferencias entre el coste laboral por trabajador según las distintas actividades de la clasificación de actividades CNAE09 fueron notables, con un amplio registro que osciló desde 18.425,27 euros anuales brutos por trabajador en Hostelería (I) hasta más de 81.750,49 euros por asalariado en Suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado (D).

Las secciones energética (D) y financiera (K) destacaron por ser las que mayores sueldos y salarios pagaron a sus trabajadores y las que asumieron mayor coste en beneficios sociales.

Además fueron las actividades donde las indemnizaciones por despido supusieron un mayor coste.

Las industrias extractivas (B) y la construcción (F) fueron las actividades con más gastos derivados del trabajo (ropa de trabajo, pequeño utillaje, transporte, indemnizaciones por fin de contrato, pagos compensatorios…). También destacó el sector de la construcción por presentar un mayor peso de las cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social, sobre el coste total, que el resto de actividades.

El suministro de energía eléctrica (D) y las industrias extractivas (B) fueron las que más invirtieron en la formación de sus trabajadores. Por el contrario, Las actividades artísticas (R) y la hostelería (I) registraron el menor gasto en esta partida.

Las mayores subvenciones y deducciones fiscales por creación de empleo y fomento de la formación profesional se obtuvieron en los otros servicios (S) mientras que las menores se presentaron en la educación (P). No obstante, es la variable de coste que presenta menos dispersión respecto a la media.

Coste laboral según el tamaño de empresa

Las empresas de mayor tamaño (con 200 o más trabajadores) pagaron mayores sueldos por trabajador que las empresas medianas y pequeñas (de 50 a 199 asalariados y de menos de 50, respectivamente). En consecuencia, también las cotizaciones a la Seguridad Social de las primeras fueron mayores.

Las mayores subvenciones y deducciones fiscales por trabajador, en valor absoluto, las recibieron las empresas de tamaño medio, seguidas por las pequeñas.

Los beneficios sociales y gastos en formación profesional fueron significativamente mayores en los centros de mayor tamaño, mientras que los costes derivados del trabajo fueron superiores en los centros pequeños y medianos.

Regulación de las relaciones laborales

La mayor parte de los centros (94,8%) y sus trabajadores (88,7%) estuvieron regulados por convenios colectivos en el año 2013, siendo el ámbito con mayor proporción el inferior al estatal (convenios sectoriales autonómicos, provinciales, etc.).

Del total de trabajadores con convenio, un 8,3% vieron modificadas sus condiciones de trabajo respecto a lo que se establecía en el convenio colectivo de referencia.

El coste laboral más alto se registró en aquellos centros que se regulan por convenio de empresa o centro de trabajo, seguidos de los que no se regulan por convenio colectivo.

Fuente: INE

Imagen: Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unportde