El Consejo de Gobierno de la Comunidad Autónoma de Extremadura, en la sesión celebrada el pasado día 8 de julio, ha aprobado un Decreto por el que se establecen las bases reguladoras para la concesión de incentivos agroindustriales y se aprueba la convocatoria única para este ejercicio. Para ello se invertirá un total de 24 millones de euros, cofinanciados en un 75 por ciento por el Feader.

El Gobierno autonómico considera prioritario el sector agroindustrial debido a que, entre otros factores, es considerado estratégico para la recuperación económica del país, tanto por su potencial como por su capacidad de arrastre, y en Extremadura concentra en la actualidad el 36 por ciento de las ventas del sector industrial y activa el 35 por ciento del empleo del mismo.

Las ayudas adoptarán la forma de subvención directa a fondo perdido para aquellas empresas del sector agroindustrial que realicen inversiones en la Comunidad Autónoma de Extremadura.

También en el área de la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía, el Consejo de Gobierno ha aprobado el decreto por el que se establecen las bases reguladoras para el régimen de concesión de subvenciones para la instalación de calderas y estufas domésticas de biomasa en la región y la primera convocatoria para el ejercicio 2014, con una dotación de 350.000 euros.

Se trata de una convocatoria abierta, y el objetivo es diversificar el consumo de energía en el sector doméstico y la potenciación del uso de energías renovables, concretamente la biomasa para uso térmico, optimizando con ello la eficiencia energética en las viviendas.

En esa misma Consejería, pero en materia de Medio Ambiente, el Consejo de Gobierno ha autorizado la firma de un convenio de colaboración con la agencia estatal Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) para el seguimiento ambiental y el estudio geológico del Monumento Natural ‘Cueva de Castañar’. Para ello, se destinarán 89.966,77 euros, cofinanciados en un 80 por ciento por el Feader.

El objetivo de este convenio, que tendrá una vigencia de 15 meses desde su firma, será el seguimiento ambiental y el estudio geomorfológico del citado Monumento Natural, que presenta un elevado carácter científico, requiriendo un gran conocimiento específico de la materia.

Fuente e imagen: Gobex