El Consejo Europeo celebrado recientemente (19 y 20 de diciembre de 2013) ha acogido con satisfacción la orientación general alcanzada en relación con el Mecanismo Único de Resolución que constituirá uno de los pilares de la Unión Bancaria. El Consejo ha pasado revista a la situación económica y a los progresos conseguidos en la aplicación del Pacto por el Crecimiento, el Empleo y la Competitividad y también ha definido los rasgos principales de las asociaciones para el crecimiento, el empleo y la competitividad, en apoyo de la reforma estructural, con vistas a concluir los debates en octubre del año próximo.

Desde que se presentó en diciembre del año pasado el informe «Hacia una auténtica unión económica y monetaria» se ha ido avanzando en los pilares fundamentales para reforzar la arquitectura de la Unión Económica y Monetaria (UEM). El Consejo Europeo ha centrado sus debates en la unión bancaria y económica. Este proceso se basa en el marco institucional de la UE, respetando plenamente la integridad del mercado único, a la vez que se garantizan unas condiciones equitativas entre los Estados miembros de la UE. Será abierto y transparente para con los Estados miembros que no utilicen la moneda única.

Unión Bancaria

El Consejo Europeo se felicita por el acuerdo definitivo alcanzado por los legisladores en  relación con la Directiva relativa a los sistemas de garantía de depósitos y la Directiva sobre rescate y resolución bancarios. Acoge favorablemente asimismo la orientación general y las conclusiones específicas alcanzadas por el Consejo respecto del Mecanismo Único de Resolución. Junto con el Mecanismo Único de Supervisión, ya adoptado, el Mecanismo Único de Resolución representará un paso crucial hacia la culminación de la Unión Bancaria. El Consejo Europeo insta a los legisladores a que adopten el Mecanismo Único de Resolución antes del final de la actual legislatura.

Asociaciones para el crecimiento, el empleo y la competitividad

En los últimos años se ha logrado un avance significativo en la gobernanza económica. La Estrategia Europa 2020 y el Semestre Europeo constituyen un proceso integrado de coordinación de políticas para promover un crecimiento inteligente, sostenible e integrador en Europa. En la zona del euro, es necesario seguir reforzando la coordinación de las políticas económicas para garantizar tanto la convergencia en el marco de la UEM como niveles más altos de crecimiento sostenible. Una coordinación más estrecha de las políticas económicas contribuirá a detectar las vulnerabilidades económicas en una fase temprana y permitirá corregirlas a tiempo.

Para lograrlo, es fundamental aumentar el nivel de compromiso y la medida en que las políticas y reformas económicas en los Estados miembros de la zona del euro se asumen como propias y se ejecutan, sobre la base de una firme legitimidad democrática y de la rendición de cuentas en el nivel en el que se adoptan y se ejecutan las decisiones.

En ese contexto es fundamental facilitar y respaldar las reformas de los Estados miembros en ámbitos que son clave para el crecimiento, la competitividad y el empleo y esenciales para el funcionamiento armonioso de la UEM en su conjunto. Las asociaciones basadas en un sistema de acuerdos contractuales mutuamente convenidos con los mecanismos de solidaridad asociados contribuirían a facilitar y apoyar políticas correctas antes de que los países se enfrenten con graves dificultades económicas.

Este sistema se integraría en el Semestre Europeo, estaría abierto a la participación de los Estados miembros no pertenecientes a la zona del euro y sería plenamente compatible con el mercado único en todos sus aspectos. Se aplicaría a todos los Estados miembros de la zona del euro, excepto a aquellos que estén sometidos a programas de ajuste macroeconómico.

Los acuerdos contractuales mutuamente convenidos cubrirían un amplio espectro de políticas y medidas que favorezcan el crecimiento y el empleo, incluidos el funcionamiento de los mercados laborales y de bienes, la eficiencia del sector público, así como la investigación e innovación, la educación y la formación profesional, el empleo y la integración social. Reflejarían las prioridades de la política económica definidas en el análisis común del Consejo Europeo acerca de la situación económica en los Estados miembros y en la zona del euro y tendrían en cuenta las recomendaciones específicas por países.

El sistema de asociaciones incluiría los mecanismos de solidaridad asociados que ofrezcan apoyo, en su caso, a los Estados miembros que suscriban los acuerdos contractuales mutuamente convenidos, apoyando de este modo la inversión en políticas que favorezcan el crecimiento y el empleo.

Se seguirá trabajando sobre la base de los siguientes elementos principales:

– Los acuerdos contractuales mutuamente convenidos serán un compromiso «autóctono» que constituya una asociación entre los Estados miembros, la Comisión y el Consejo. El Programa Nacional de Reformas presentado por cada Estado miembro en el contexto del Semestre Europeo será la base para los acuerdos contractuales mutuamente convenidos, teniendo también en cuenta las recomendaciones específicas por país. Estos acuerdos contractuales mutuamente convenidos se ajustarán a las necesidades de cada Estado miembro y se centrarán en un número limitado de instrumentos clave que propicien el crecimiento sostenible, la competitividad y la creación de empleo. Las medidas y los objetivos de política económica incluidos en los acuerdos contractuales mutuamente convenidos deben estar concebidos por los Estados miembros con arreglo a sus ordenamientos institucionales y constitucionales y garantizar que se asuman plenamente como propios a nivel nacional mediante una apropiada participación de los parlamentos nacionales, los interlocutores sociales, y otras partes interesadas pertinentes. Deben debatirse y convenirse mutuamente con la Comisión antes de que sean sometidos al Consejo para su aprobación. La Comisión estará encargada de seguir de cerca la aplicación aprobada de los acuerdos contractuales mutuamente convenidos en función de calendarios adoptados de común acuerdo.

– Por lo que atañe a los mecanismos de solidaridad asociados, se desarrollarán trabajos para seguir estudiando todas las opciones que quepa considerar sobre su naturaleza exacta (p. ej. préstamos, subvenciones, garantías), su forma institucional y el volumen del apoyo, a la vez que se garantiza que dichos mecanismos no supongan obligaciones para los Estados miembros que no participen en el sistema de acuerdos contractuales mutuamente convenidos ni en los mecanismos de solidaridad asociados; no deben convertirse en un instrumento de igualación de rentas ni tener repercusiones en el Marco Financiero Plurianual; deben respetar la soberanía presupuestaria de los Estados miembros. Todo acuerdo de apoyo financiero asociado a los acuerdos contractuales mutuamente convenidos tendrá carácter jurídicamente vinculante. Se asociará al Presidente del BEI a este trabajo.

El Consejo Europeo ruega al Presidente del Consejo Europeo que, en estrecha cooperación con el Presidente de la Comisión Europea, acometa los trabajos relativos al sistema de acuerdos contractuales mutuamente convenidos y a los mecanismos de solidaridad asociados, atendiendo a las orientaciones arriba indicadas, e informe al respecto al Consejo Europeo de octubre de 2014, con la intención de lograr un acuerdo global sobre ambos elementos. Se asociará estrechamente a esta tarea a los Estados miembros.

Dimensión social de la UEM

El Consejo Europeo reitera la importancia de la evolución del empleo y de la situación social en el marco del Semestre Europeo. Basándose en los trabajos realizados por el Consejo, el Consejo Europeo confirma la pertinencia del uso de un cuadro de indicadores sociales y de empleo clave, tal como se describe en el Informe Conjunto sobre el Empleo.

Es asimismo preciso seguir trabajando con agilidad en relación con el uso de los indicadores sociales y de empleo en línea con lo propuesto por la Comisión, con el objetivo de utilizar estos nuevos instrumentos en el Semestre Europeo de 2014. El uso de esta gama más amplia de indicadores tendrá el único propósito de permitir una mejor comprensión de la evolución de la situación social.

Las medidas adicionales que se adopten para impulsar la dimensión social en la zona del euro tendrán un carácter voluntario para aquellos países que estén al margen de la moneda única y serán plenamente compatibles con el Mercado Único en todos los aspectos.

Fuente e imagen: Consejo Europeo