El Consejo de Ministros del viernes 27 de septiembre ha aprobado las previsiones macro-económicas que acompañan a los Presupuestos de 2014. La economía española, según el Ejecutivo,  empezará a crecer el año que viene (0,7%) y la tasa de paro caerá al 25,9%, previsiones que mejoran las que figuran en el Programa de Estabilidad (2013-2016).  En virtud de las previsiones en el ejercicio de 2014 prácticamente se estabiliza el mercado laboral, de forma que en la segunda parte del año se empezará a crear empleo, el principal objetivo de la política económica.

La vuelta al crecimiento económico supone dejar atrás la recesión más grave de nuestra historia reciente, sin que se haya producido una apreciable recuperación desde el año 2008. La reducción de los desequilibrios y las mejoras de competitividad en estos casi dos últimos años van a permitir abandonar la recesión en la segunda parte de 2013, de forma que la economía empiece ya a remontar en 2014 en media anual.

El informe Económico y Financiero de los Presupuestos inciden en quelLa inversión y el consumo privado volverán a crecer (0,2% en ambos casos) aunque, en conjunto, la demanda nacional seguirá restando al PIB (-0,4%), debido al sector de la construcción y al retroceso del consumo público. El sector exterior aportará 1,2 puntos al crecimiento, gracias sobre todo a la pujanza de las exportaciones.

El nuevo patrón de la economía combina una mejora en la demanda interna a través de la inversión, principalmente en bienes de equipo, y el consumo privado,  con un sector exterior que seguirá siendo un motor de crecimiento. Las ganancias de competitividad logradas con la reforma laboral y la liberalización de mercados y servicios han producido un cambio estructural que se mantendrá a futuro como una de las fortalezas de la economía española. Esta mejora de la posición frente al exterior permitirá obtener un histórico superávit del 2,3% del PIB este año y aún superior, del 3,4%, el que viene. Desaparece así la dependencia del exterior en la captación de recursos, como reflejo del desendeudamiento de la economía y la generación de ahorro interno, según el Informe.

El mercado laboral  también mejora respecto de anteriores previsiones. La tasa de paro pasa al 26,6% en 2013 desde el 27,1% de la anterior previsión y en 2014 se sitúa en el 25,9% frente al 26,7% previo. Este será el primer ejercicio en que se reduce la tasa de paro en media anual desde el inicio de la crisis en 2008. El empleo prácticamente se estabiliza en 2014 (-0,2%), dato que también mejora respecto de la anterior previsión, y frente a una caída del 3,4% esperada para el año en curso. Estos datos se expresan en media anual, por lo que son compatibles con que en la segunda mitad del año que viene la economía española deje de destruir empleo. La creación de empleo desde mediados de 2014 se producirá con tasas anuales del PIB inferiores al 1%.

Imagen: Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported