El Consejo de Ministros del pasado viernes 12 de julio de 2103 ha aprobado un conjunto de medidas para intentar poner fin a los desequilibrios que persisten en el sistema eléctrico, establecer un marco normativo que pretende garantizar su estabilidad financiera y abordar la mejora del suministro al consumidor.

La reforma del sector eléctrico tiene como base la corrección del déficit de tarifa, es decir, la diferencia entre lo que cuesta producir la electricidad y lo que se paga por ella, y obtener la sostenibilidad del sistema eléctrico.

En manifestaciones del Gobierno, la reforma nace con la vocación de ser definitiva para resolver los problemas del sector eléctrico. Desde el año 2005, han explicado, el coste de generación de electricidad ha aumentado hasta llegar a 26.000 millones de euros,  pesar de que, en el periodo de 2006 a 2011, la factura de la luz subió un 63%, indicándose que el precio de la energía para los consumidores domésticos está muy por encima de la medida de la Unión Europea.

Siendo la previsión del Gobierno sobre el déficit de tarifa para 2013 de 4.500 millones de euros, a efectos de equilibrar el sistema, las medidas aprobadas proponen que las compañías asuman 2.700 millones de euros, el Estado 900 millones y los consumidores los 900 millones restantes mediante una subida del recibo de la luz del 3,2% a partir de agosto.

Líneas básicas de la reforma

Se establece una regla de estabilidad financiera, mediante un sistema automático de revisión, que pretende evitar la aparición de nuevos desajustes. Se limita la introducción de nuevos costes en el sistema eléctrico sin que vengan acompañados de un aumento equivalente de los ingresos. Aquellos sobrecostes generados por las normativas autonómicas o locales deberán ser asumidos por éstas.

Renovables, cogeneración y residuos

La reforma establece un nuevo régimen retributivo para las instalaciones de generación de energía renovable, cogeneración y residuos. Estas instalaciones recibirán un complemento por sus costes de inversión basado en estándares por tecnologías garantizando una rentabilidad razonable basada en las Obligaciones del Tesoro a diez años más trescientos puntos básicos, lo que equivale a una rentabilidad del 7,5 por 100.

Redes de transporte y distribución

Se establece un régimen para las redes de transporte y la distribución que establece una retribución homogénea adecuada a una actividad de bajo riesgo, es decir, Obligaciones del Tesoro a diez años más doscientos puntos básicos que equivale a una rentabilidad del 6,5 por 100. También se establece un volumen máximo de inversión asumido por el sistema eléctrico como coste anual.

Otras actividades reguladas del sistema

La reforma introduce medidas para tratar de disminuir el coste de producción eléctrica y mejorar la eficiencia de las centrales de fuel de los sistemas extrapeninsulares e insulares. También se disminuye la retribución actual de los pagos por capacidad que perciben en la actualidad las centrales de ciclo combinado, fundamentalmente y se establece un mecanismo de mercado para calcular la interrumpibilidad. Además, se establece un sistema básico de incentivos para Canarias e Illes Balears, dónde la energía eólica y fotovoltaica es más barata que la generación convencional.

El Gobierno también habilitará la posibilidad de cierre temporal de instalaciones (hibernación) bajo estrictos criterios de garantía de seguridad de suministro.

Novedades para el consumidor

El Gobierno proyecta garantizar el suministro al consumidor al menor coste posible y de forma transparente. En este sentido se ha asegurado que la reforma garantiza que el consumidor va a entender la factura eléctrica ya que se simplificará.

La Tarifa de Último Recurso (TUR), a la que se acogen la mayor parte de los consumidores domésticos, pasa a denominarse Precio Voluntario al Pequeño Consumidor. Además se propone agilizar el proceso de cambio de compañía suministradora y reforzar los mecanismos de atención al cliente sancionando su gratuidad. Además, los consumidores más vulnerables podrán continuar acogiéndose al descuento del bono social.

Por otra parte, la reforma también va a tratar de impulsar la lucha contra el fraude, y modificar la estructura de peajes reduciendo el coste sobre el consumidor medio y penalizando las segundas residencias y las viviendas vacías.

ENLACE: (Reforma energética)

Imagen:  Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported